script src="//code.jquery.com/jquery-2.1.3.min.js">
Seleccionar página

Publicidad y propaganda son dos palabras que comúnmente se utilizan de forma indistinta y como sinónimos, pero lo cierto es que se trata de dos actividades distintas. Los objetivos publicitarios y los propagandísticos son diferentes, por lo que no debe confundirse una acción con la otra.

Publicidad

Se entiende por publicidad todas aquellas acciones destinadas a hacer difusión de un producto o un servicio con el objetivo de atraer compradores o usuarios. La publicidad se incluye dentro de las 4 P’s del marketing y el marketing mix, y su finalidad es principalmente comercial.

De este modo, se incluyen dentro de publicidad un gran número de actividades o técnicas que tienen por objetivo dar a conocer el producto o servicio y promover su consumo o venta:

  • Spots o anuncios televisivos
  • Publicidad radiofónica (cuñas, publirreportajes, etc.)
  • Anuncios impresos en prensa
  • Publicidad online
  • Publicidad exterior (vallas, marquesinas, transporte público…)
  • Product placement o emplazamiento de producto
  • Publicidad en el punto de venta
  • Branding
  • Sampling o muestras de producto
  • Acciones de marketing de guerrilla

Propaganda

En cambio, la propaganda engloba las acciones que tienen como objetivo captar adeptos o influir en la actitud de las personas, es decir, se espera convencer al público para que adopte una determinada actitud o se adhiera a un determinado grupo o creencia.

La propaganda no está ligada al ámbito comercial sino mayoritariamente a cuestiones:

  • Políticas: campaña electoral, captación de afiliados y simpatizantes, etc.
  • Ideológicas: ONG’s, asociaciones, fuerzas armadas…
  • Religiosas: captación de fieles a religiones y sectas

No se debe confundir la publicidad institucional con la propaganda, ya que se trata de aquellos mensajes que el Gobierno de un país dirige a sus ciudadanos con el objetivo de promover conductas o valores, informar acerca de los derechos y obligaciones de la sociedad, etc. Este tipo de publicidad no tiene por objetivo una venta o contratación, pero tampoco se espera ningún tipo de adhesión, sino que se usa para establecer comunicación entre el poder público y la ciudadanía.

A %d blogueros les gusta esto: