script src="//code.jquery.com/jquery-2.1.3.min.js">
Seleccionar página

En este tipo de práctica, el buzo aguanta la respiración sin ningún aparato de ayuda y sale a la superficie para volver a tomar aire. La apnea se divide básicamente en seis grandes categorías (sin contar con las diversas variantes de cada una), que son muy diferentes entre sí y que se desarrollan a partir de diversas técnicas y capacidades físicas.

Apnea estática

Apnea dinámica

Apnea libre

Peso constante

Peso variable

No limits

Apnea estática
La apnea estática consiste en medir el tiempo que el participante pue-de permanecer bajo el agua habiendo inhalado aire normal.

Apnea dinámica.
En esta categoría se mide la máxima distancia que se puede recorrer bajo el agua. Una submodalidad es realizar el recorrido con aletas o sin aletas. Es una modalidad muy poco conocida, y no tiene la importancia y los seguidores de otras.

Apnea libre
Consiste en realizar el descenso sin aletas impulsándose mediante una cuerda para descender y ascender. Tampoco es una modalidad muy conocida.

Peso constante
Consiste en alcanzar la máxima profundidad posible con la única ayuda motora de las aletas y con un lastre fijo. Es decir, se debe subir con el mismo peso con el que se inició la inmersión. Debido a esto, los deportistas suelen utilizar muy poco lastre, lo que dificulta enormemente el descenso, sobre todo durante los primeros metros.

En esta categoría hay que tener muy presente la profundidad y sus múltiples consecuencias, que suponen un gran aumento en la dificultad. Durante los primeros veinte metros se gasta una enorme cantidad de aire para lograr descender, así como también resulta muy costoso ascender hasta alcanzar una flotabilidad aceptable.

Por esta y otras razones se considera al peso constante la modalidad más competitiva y difícil. Se suele realizar la inmersión siguiendo la trayectoria de un cable tenso en cuyo extremo se encuentra una pequeña placa metálica indicando la profundidad.

Peso variable
En esta modalidad se permite descender con un peso diferente al del ascenso. Es posible dejar en el fondo un total de treinta kilos, para conseguir realizar un descenso más rápido y una subida a superficie más fácil, aunque siempre con la única ayuda de las aletas. Aquí cobra una especial importancia la adaptación al medio y a la profundidad, que constituye el principal problema a batir.

No limits
Esta es, sin duda, la más espectacular, peligrosa y controvertida de las modalidades de apnea. El nombre mismo indica cuales son las reglas a seguir: sin limites, todo vale con tal de alcanzar la máxima profundidad en una sola inspiración de aire normal.

El apneista puede sumergirse con la cantidad de peso que desee y subir libre de tal peso. Además están permitidos globos inflables que lo suban a gran velocidad. El lastre suele tener forma de una pesada barra metálica en la que los deportistas se pueden sujetar fácilmente y que baja por un cable que llega a grandes profundidades. Basta con quitar el freno para comenzar el descenso, y una vez abajo, inflan unos grandes globos que suben velozmente despidiendo aire con los profundistas agarrados a ellos.

Esta modalidad, debido a las grandes profundidades en las que se trabaja, conlleva grandes peligros que varias veces se han cobrado victimas. Además, las diversas organizaciones que promocionan y organizan las actividades apneísticas no han homologado el no limits, ya que no estaban dispuestas a afrontar el peligro consiguiente, y lo han declarado actividad experimental.

A %d blogueros les gusta esto: