script src="//code.jquery.com/jquery-2.1.3.min.js">
Seleccionar página

Los armarios roperos, como su nombre lo indica, son armarios que se utilizan para guardar ropa. A veces para distinguirlos más rápidamente se los llama roperos directamente con el fin de indicar que estamos hablando de un tipo de armario que se encuentra en la habitación. Puede haber quienes al leer esta descripción tiendan a confundir los armarios roperos con los armarios empotrados.

Sin embargo la principal diferencia entre los mismos es que los armarios roperos no se construyen utilizando la pared como parte del armario. Los armarios roperos son unidades separadas que se pueden poner o sacar de una habitación y no comprometen ninguna parte estructural de la misma. Otra diferencia bastante significativa entre los armarios empotrados y los armarios roperos es el tamaño. Por lo general los roperos son cuadrados y tienen un tamaño bastante reducido comparados con los monumentales armarios empotrados. Los empotrados tienden a desplegarse a lo largo de toda una pared abarcándola de esta manera en su ancho y en su profundidad.

El ropero generalmente se utiliza en una habitación donde no se debe guardar mucha ropa, como la de un bebé o un niño pequeño, o también en una habitación como complemento del armario principal. Los roperos constan por lo general de una parte con una barra para colgar ropa sin que se arrugue. El largo de este espacio suele variar, sin embargo por lo general es suficiente como para colgar un tapado sin que se arrugue. En la parte inferior los roperos suelen tener cajones. Por lo general tienen cuatro cajones aprovechando el ancho del ropero: dos arriba y dos abajo. Si el ropero es medianamente profundo, los cajones nos servirán para guardar bastante ropa, incluso ropa gruesa como pulóveres de lana o demás ropa de invierno.

Con respecto a las puertas la mayoría de los armarios roperos tiene puertas en forma de hoja. Estas son las puertas que se abren hacia afuera y son necesarias aquí por una simple razón. El ropero tiene cajones de ambos lados, por lo cual una puede corredera de dos hojas dificultaría la accesibilidad a los cajones de la izquierda cuando quisiéramos sacar algo del lado derecho y viceversa. En un armario tan pequeño, esto puede ser una complicación, por lo cual por lo general se decide que estos lleven puertas correderas. Además los armarios roperos tienen, como ya dijimos, medidas más reducidas que los armarios empotrados, por lo cual abrir una puerta en hoja de un ropero no significará cancelar tanto espacio en la habitación como lo significaría abrir una puerta de las mismas características en un armario empotrado.

Armarios roperos modulares y empotrados

Por último, otro de los motivos para la elección de estas puertas es que son realmente mucho más económicas que ubicar todos los rieles y la estructura que suponen las puertas corredizas. Generalmente los armarios roperos se construyen en madera. Los armarios roperos son una de las formas de guardar ropa más utilizadas en la antigüedad. Por esta razón podemos ver que muchos armarios roperos viejos tienen un trabajo artesanal de tallado que embellece la madera. Para comprar armarios roperos podemos dirigirnos a diferentes lugares. En las mueblerías que venden productos nuevos probablemente encontraremos roperos básicos y baratos. Más allá de que sus diseños sean simples, servirán si el propósito de l compra es tener un lugar para almacenar ropa. Sin embargo si estamos buscando un ropero con el fin de embellecer la habitación tendremos que recurrir a los modelos antiguos de los que hablamos anteriormente. Estos pueden comprarse de segunda mano en ferias artesanales de venta de muebles.

Obviamente que aunque aquí pusimos nuestro énfasis en la madera, también podemos encontrar otros armarios roperos diseñados de materiales sintéticos. Los armarios de melamina negra son, por ejemplo, una opción muy moderna y práctica para los dormitorios. Si la melamina es brillante el muele tendrá un toque de resplandor que le dará un aspecto muy moderno y combinable con mobiliario de vanguardia. Generalmente la ventaja que tienen los armarios roperos de melamina por sobre los de madera es la escasa necesidad de mantenimiento, y obviamente el precio. Estos son mucho más económicos, en especial cuando los comparamos con los armarios roperos de madera antiguos.Los precios en estos lugares son variables: así como hay roperos y demás muebles a precios altísimos, si buscamos en el lugar correcto también podremos encontrar roperos a precios módicos. En relación a la madera existe una aclaración importante. Es fundamental comprobar que la madera de los armarios roperos que compremos se encuentre en buenas condiciones. Como sabemos la madera está hecha de células vivas, por lo cual es un material que se deteriora y que necesita gran mantenimiento. Un buen punto de partida es comprar un producto que haya recibido los cuidados necesarios a lo largo del tiempo y que estemos más o menos seguros de que vaya a durar.