script src="//code.jquery.com/jquery-2.1.3.min.js">
Seleccionar página

Muchas veces  en el instituto donde estudio,  a la hora del desayuno tomo mi  amada prensa francesa,  me preparo un buen café  y me siento a disfrutarlo. Y me  es inevitable ver las caras de curiosidad de los que me rodean los más “animados”  preguntan: ¿qué es eso?  Cuando les explico que es un método de preparación de café  y les muestro como funciona me encanta ver sus caras de asombro y de felicidad compartiendo la alegría que da el café y me dicen: ya, ya puedo bajarla? …El café es un mundo muy amplio, cada vez vemos baristas súper talentosos creando diseños maravillosos, maquinas cada vez más eficientes y por supuesto métodos de extracción que su propósito principal es resaltar las cualidades del café.

Aquí les dejo algunos métodos alternativos de preparación de café:

  1. La prensa francesa.

Tiene una forma exterior muy similar a la de un pistón o émbolo que se desliza sobre una superficie cilíndrica de vidrio o plástico, suele tener un asa para que pueda verterse el contenido de su interior a una taza cuando se considere listo. El émbolo tiene una especie de filtro de nylon, goma o aluminio capaz de dejar pasar sólo el agua y no los posos (o restos) de café.

Es sencilla de llevar y de utilizar solo basta agregar en el pichel de la prensa  agua caliente (no hirviendo) y  el café, mezclar,  poner la tapa con el filtro totalmente arriba, dejar reposar unos 3 minutos y finalmente bajar el embolo y servir el  café.

El aroma y el sabor del café resaltan mucho. Realmente uno de mis favoritos.

  1. Cono de goteo Hario

Es un método muy sencillo de extracción de café a través del agua, que permite preparaciones de pocas cantidades de café. Consiste en un cono de goteo que en su interior tiene canales diseñados para ayudar a que el agua pase mejor por el café. El cono se pone sobre una jarra o incluso sobre el mug personal, se le pone el filtro de papel y se hace la preparación.

Se hace que un poco de agua caliente que pase por el filtro hasta la jarra, esto ayuda a limpiar el filtro de sabor de papel y a precalentar la taza. Esta agua se desecha.

El café recién molido va al filtro y sobre él va un primer chorro de agua que tiene como fin saturarlo para que libere más aromas y sabores, este paso es llamado pre infusión. Esperar entre 30 y 40 segundos.

Después se riega el resto del agua  sobre el café en movimientos circulares, la idea de este movimiento es que se extraiga sabor de todo el producto, no solo de una parte de él. Da una bebida balanceada de cuerpo ligero aunque cremoso, sabor residual persistente. Ideal para alguien que quiere tomar un café más suave en las mañanas. Se puede usar, por ejemplo, en la oficina, incluso hay molinos pequeños que permiten moler la cantidad suficiente para dos tazas.

  1. Jarra Chemex

Convertida en icono del diseño moderno y objeto de deseo para los conocedores de cafés especiales, la cafetera Chemex, concilia en una pieza lo estético, lo funcional y lo gourmet. Se trata de una única y elegante pieza de vidrio resistente al calor con forma de reloj de arena. El modelo tradicional, en diferentes tamaños, lleva un collar de madera pulida con una corbata de cuero que sirve como mango alrededor de la mitad de la cafetera. Sin partes móviles, sin electricidad, sin plástico, solo vidrio, papel filtro, café y agua.

Las cafeteras Chemex vienen acompañadas de filtros especiales que favorecen la retención de sedimentos minúsculos que pueda tener el café. Coloca el filtro humedecido en el lugar correspondiente. Echa el café y, con muchísimo cuidado, dale suaves golpes a la cafetera para que se asiente bien. Se aconseja, un cacito raso de café por cada taza que se quiera preparar. Las cafeteras Chemex trabajan muy bien los cafés suaves de tueste medio. Se trata de cafés de cuerpo bajo, pero de acidez media alta. En cualquier caso, se recomienda que tengan un punto de molienda medio. A continuación, con una tetera, vierte una pequeña cantidad de agua caliente y déjala reposar entre 30 segundos y un minuto. Esta fase del proceso se conoce como preinfusión y consiste en humedecer el café molido justo antes de prepararlo, con el fin de mejorar su aroma.

Después  comienza a añadir agua de forma circular y constante para una correcta emulsión y oxigenación del café y espera a que filtre por completo. La proporción que se aplica, por regla general, es de 100-150 mililitros de agua por taza de café que se quiera preparar. Retira el filtro, menea la cafetera suavemente, sirve el café y disfrútalo.

El resultado, es una taza de café limpia, clara y brillante. A la hora de lavar la cafetera, conviene hacerlo sólo con abundante agua caliente, sin usar estropajos ni detergentes. Déjala secar bien antes de guardarla.

  1. Cafetera de vacío o Sifón

Esta cafetera de vacío tiene un atractivo aspecto y está pensada para preparar el café en la mesa. Se compone de dos recipientes de cristal con un tubo central y se complementa con un infiernillo de alcohol y provisto de un trípode. El café tiene que ser molido fino y en cantidad adecuada a las tazas que se quieran preparar. Dicho café se coloca en el recipiente superior, mientras que en el inferior se dispone al agua fría correspondiente.

Se enroscan ambos recipientes para cerrar la cafetera y así creamos el vacío. Se coloca esta cafetera sobre el infiernillo de alcohol encendido, entonces el agua se calentará y al llegar al punto de ebullición subirá al recipiente superior. Entonces hay que dejar el café en infusión durante tres o cuatro minutos. Al retirar la cafetera del fuego, se forma un vacío en el recipiente interior y la infusión de café desciende nuevamente a la base, absorbida por la fuerza del vacío.

Esta preparación realmente es un ritual que vale la pena disfrutar.  La suma de presión, infusión y temperatura que se combinan en esta cafetera nos permite obtener un café, pleno de sabor y rico en aroma, da una taza más dulce y un cuerpo más pesado en boca. Esta operación asegura que la infusión se prepare a una temperatura correcta, sin llegar a la ebullición, permitiendo la extracción de aceites y cafeína adecuada de manera eficiente, dejando una taza prístina. Además de proporcionar un excelente café, permite observar el proceso de elaboración de una forma diferente e interesante visualmente, razón por la cual es utilizada a menudo en restaurantes y cafés para preparar la bebida a la vista del cliente.(Fuente: directoalpaladar.com)

  1. AeroPress

El AeroPress es un método de café totalmente manual. Es una cafetera en la que regulas la presión  en la elaboración de tu infusión. Sólo debes de colocar un micro filtro en la tapa, luego colocar la tapa en la cámara, pones el Aero Press en la taza y le colocas el café y el agua caliente, se mezcla y se espera un minuto y finalmente presionas con el embolo hasta el fondo.

El AeroPress te permite trabajar con la temperatura del agua y la presión de aire manual, por lo que podrás experimentar para elaborar un café pleno de sabor, con la menor acidez posible y sin sensación de amargor. La plenitud de sabor se obtiene mediante la inmersión total del café en el agua.

  1. La Moka

La moka es fácil de utilizar y produce un café con cuerpo y rico en aromas. El agua contenida en la base se calienta, la presión del vapor a 2 atmósferas la empuja a través del café molido y… hecho. Para que el café salga perfecto, la mezcla deberá molerse no demasiado fina y ponerse a fuego lento. No mantener la moka sobre el fuego demasiado tiempo.