script src="//code.jquery.com/jquery-2.1.3.min.js">
Seleccionar página

Casual, ocupados, distraídos, así se permanece algunos días cuando se tiene mucho trabajo o preocupaciones de la vida diaria. Posiblemente sea un descuido fatal dejar que alimentos se echen a perder, pero la verdad es que tan solo se necesita un cúmulo de distracciones, de trabajo o de preocupaciones para olvidar lo que se ha dejado en el refrigerador en espera de su consumo y si hay alimentos del refrigerador que se nos olvida cocinar o comer, ahora recordar lo guardado en la alacena resulta un poco más difícil, todo esto suele pasar con cierta frecuencia. Claro depende de cada persona y su forma de vivir, pero ciertamente a todos nos ha pasado más de alguna vez.

Durante mucho tiempo se ha tenido la creencia que el café es un producto aguantador, que no se descompone tan fácilmente, y ciertamente, es un producto demasiado noble, sin embargo como todo producto natural, tiene un ciclo de vida, y por tanto también caduca y cuando sucede éste presenta una serie de características que nos dejan captar su caducidad.

Primeramente cabe recordar que el café es un grano que proviene de una planta (el cafeto), y que al ser de origen meramente natural tiene por tanto un ciclo de vida, y hablando de café orgánico éste es mucho más delicado, pues como ya sabrán, todo su proceso es trabajado de tal forma, que el café orgánico que usted está consumiendo es 100% natural. Por lo tanto su longevidad no es la misma que la de los cafés comunes o procesados químicamente.

Entonces, ¿Cómo saber si mi café ya no sirve? Fácil, primero se recomienda que lo huela, e identifique si aún sigue percibiendo el olor a café, si percibe otro olor, por ejemplo, que su café haya adquirido el olor a la alacena, o simplemente huele a guardado , o a cualquier otra cosa, ya es señal que su café ya no sirve. Recuerde bien esto, su café no debe adquirir otros olores.

Otra propuesta para identificar la longevidad de su café, es la siguiente: Si usted está consumiendo café orgánico recién molido, éste tiene un límite de 7 días para conservar su frescura y el 100% de su calidad. De preferencia, se recomienda compre café en grano, porque al no ser molido aún, conserva mayor frescura que un café orgánico molido, pues las propiedades las suele concentrar en el grano.

De esta manera es muy recomendable mantenga una atención al tiempo que mantiene su café guardado en la alacena, y la frecuencia con la que consume café, pues esto ayudará a que siga consumiendo un café fresco y de calidad.