script src="//code.jquery.com/jquery-2.1.3.min.js">
Seleccionar página

El closet deja de ser un rincón anticuado de almacenamiento y se convierte en un área soñada de diferentes tipos de formas, estilos y demás como los objetos que habitan en él.

Puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza buscar el closet de nuestros sueños, especialmente uno que esté acorde a nuestro gusto y presupuesto. Teniendo esto en mente, a continuación te mostraremos algunos ejemplos para inspirarte a crearlo.

Closets abiertos: Este tipo de closet funciona perfectamente para un área pequeña. No es para todo el mundo ya que debes exhibir las prendas. Pero eso sí, tienen su propio encanto decorativo.

Usualmente este tipo de closet es de fácil producción por la carencia de múltiples piezas. Un ejemplo altamente decorativo son los tubos de acero galvanizado o cobre que dan un aspecto industrial y se puede acomodar a cualquier espacio y forma.

De igual manera puedes usar listones de madera para crear un closet abiertomodular o usarlos sin acabados, dándole una apariencia rústica. En este tipo de closet es clave que el color o acabados de la pared del fondo donde esté ubicado sean neutros, o mejor aún blancas para evitar así la pesadez visual.

Mobiliario como closet: Su estilo es el más común. Podemos tomar este concepto y modernizarlo; conservar la noción de los estantes y gabinetes en su interior, y en su exterior darle un giro, principalmente a través de sus materiales y acabados